Calefacción Gas Natural – Tipos, Precios, Ventajas

Calefacción de Gas Natural, Te lo Explicamos Todo

Una casa cálida en invierno es sinónimo de una zona agradable y satisfactoria. Por eso, es importante dedicar tiempo para escoger el tipo de calefacción más adecuado. La eficiencia del sistema dependerá de los aspectos propios del hogar, como el tamaño, los materiales de construcción, la ubicación y las personas que residan en ella de manera frecuente.

En tiempo de mucho frío, se utilizan una variedad de sistemas de calefacción para obtener una temperatura adecuada. Uno de los más utilizados es la calefacción de gas natural, reconocido como el sistema más eficaz de calefacción gracias a su fácil funcionamiento.

Oferta Calefacción Gas Natural
Confort en tu Hogar

Calefacción de gas natural

La calefacción por gas natural sigue siendo uno de los sistemas más utilizados. Utiliza el gas butano (o propano) y gasóleo. Las calefacciones de este tipo ofrecen un significativo rendimiento calorífico, por lo que se recomienda su utilización en lugares fríos.

Consiste en un circuito de agua que se conecta desde la caldera hasta los calefactores de la casa. Las calderas son los principales elementos para que la calefacción cumpla su función, porque son las que se encargan de quemar el gas y permitir que el agua se caliente para que pase por los radiadores instalados en la vivienda.

Los beneficiarios que decidan contratar el servicio de gas natural deberán tener en cuenta el precio de las instalaciones.

Calefacción de gas natural ¿cómo funciona?

El funcionamiento de un sistema de calefacción de gas natural es sencillo. Consta de un circuito de agua que está conectado desde la caldera hasta cada uno de los calefactores del hogar. Es decir, el gas llega a la caldera y es allí donde se realiza la combustión. Esta a su vez, calienta el agua que alimenta los tubos del circuito.

Este circuito está conectado a cada uno de los radiadores, que son los que generan el calor. Después, el agua nuevamente retorna a la caldera por otra tubería.

Hay que destacar que la instalación del circuito de un sistema de calefacción de gas natural puede ser paralelo o bitubo. Los calefactores tienen 2 llaves: una se utiliza para que entre el agua caliente y la otra para que salga. En el caso del monotubo o en serie, tiene solo una llave que es la que permite la entrada y salida del agua.

Precio del consumo por año

El precio de la calefacción de gas natural depende de los tipos de vivienda y la compañía instaladora.

Aunque el precio de la instalación del gas natural es más elevado a comparación de la calefacción eléctrica, tiene la ventaja de que el coste del combustible es más económico. En cambio, la calefacción eléctrica tiene un coste accesible, pero con el tiempo es menos rentable debido a que el precio de la electricidad está alrededor de los 0,010 €/kWh.

Con el sistema de gas natural tendremos un ahorro de 600 € por año en relación a la eléctrica. En 5-7 habremos amortizado el precio de la instalación.

Tipos de calefacción de gas natural para el hogar

Los principales tipos de calefacción por gas natural son:

  • Suelo radiante: es el que hace que la calefacción de gas natural sea mucho más eficaz. Permite que el agua caliente que proviene de la caldera fluya por unos tubos de polietileno o polibutileno los cuales se encuentran instalados bajo el suelo para que crean que la distribución del calor sea mucho más similar.
  • Radiadores de agua: funcionan con 2 tipos de sistema:
    • Mediante la combustión del gas natural en una caldera, la cual causa el calor que se distribuye a través de agua a las diferentes áreas de la casa.
    • Con sistemas de biomasa, mayormente conocida como termoestufas. Es la que calienta el agua de un circuito de radiadores.

Funcionamiento de la caldera de gas natural

La caldera de gas natural está compuesta de 2 compartimentos principales: el quemador y el intercambiador.

El quemador es donde tiene lugar la combustión. El gas fluye hasta el quemador y es ahí donde se encienden unos fogones que combustionan el gas. Al combustionar el gas, el calor generado por el quemador calienta los tubos y el agua que circula en su interior.

Esa agua calentada pasa hasta el intercambiador. En su interior está la tubería de agua caliente. Una vez que abres un grifo o radiador, el agua caliente sale de la caldera de gas a una temperatura templada.

Tipos de calderas de calefacción de gas natural

Actualmente existen 4 tipos de calderas.

  1. Calderas atmosféricas: Son de combustión abierta y atrapan el aire de casa para realizar la quema del gas. Este tipo de caldera no es suficiente y es contaminante.
  2. Calderas estancas: Es de combustión cerrada y requiere de una cámara hermética para realizar la combustión y recoger el aire externo de la vivienda. El aire se recoge mediante la tubería de salida de humos que se utiliza también como ingreso de aire. Esta caldera es más segura que la atmosférica.
  3. Calderas de bajo NOx: Es un tipo de caldera estanca que ofrece emisiones pequeñas de dióxido de nitrógeno, mejorando su eficacia.
  4. Calderas de condensación: Se caracteriza por aprovechar la evaporización de agua que se pierde de otro tipo de calderas. Este vapor posee energía suficiente que permite reducir el consumo en torno al 30%, por lo que es la más eficiente.

Ventajas y desventajas del sistema gas natural

Ventajas:

  1. Es de energía limpia y potente. Tiene la capacidad de calentar grandes superficies.
  2. El combustible es más económico.
  3. Tiene alta eficacia.
  4. Posee suministro continuo gracias a la red de canalización.
  5. Tiene poca contaminación.
  6. El sistema de calefacción es seguro.
  7. Contiene una gran poder calorífico.

Desventajas:

  1. Es una calefacción de ciudad. Si vives lejos de una urbe, es complicado hacer la entrega en tu casa.
  2. Es importante un depósito de almacenamiento suficientemente grande.
  3. Tenemos que almacenar cada cierto tiempo, aunque su instalación es más fácil que el gasóleo C.

Termostato, dispositivo de calefacción

La regulación de la temperatura ambiente es una de los trabajos más difíciles que existen al entorno del control inteligente y la eficiencia energética. Ante esta postura, necesitamos un programador de calefacción.

Precisamente por eso requerimos un termostato o un cronotermostato,  pero ¿cómo podemos seleccionar el  dispositivo adecuado para adaptar la calefacción?

El termostato es un pequeño equipo que se utiliza para gestionar el sistema de calefacción o refrigeración con el propósito de mantenerlo prendido solamente cuando sea necesario. Este sistema de control funciona cuando se cierra o abre el circuito eléctrico como respuesta de atención a la  temperatura.

En el mercado existen diferentes tipos de termostatos que permiten gestionar mejor el equipo. A continuación, se detallan los dispositivos que te permitirán gestionar mejor el dispositivo y así tener un hogar fresco.

  • Termostatos análogos. Son los que tienen un círculo manejable. Permiten regular 2 temperaturas, una para la noche y otra para el día. Este dispositivo activa y desactiva la calefacción con la finalidad de conservar la temperatura preestablecida.

Su función también se llama encendido/apagado porque moviliza el sistema cuando la temperatura ambiental es menor a la acordada y lo desactiva cuando lo eleva. También detecta la temperatura de la habitación y percibe los cambios de calor ocasionados por la cantidad de personas que hay en ella. Lo mismo pasa con la temperatura  del sol o al encender la cocina.

  • Termostatos digitales. Son los más eficientes y exactos, además de ser más económicos, de fácil instalación y uso. Posee una pantalla digital, normalmente de LCD. Este dispositivo señaliza la temperatura de la habitación y nos permite ajustarla a como lo deseamos. Los termostatos digitales para calefacción tienen un coste mayor que el analógico.
  • Termostatos inteligentes también llamados digitales programables. Estos dispositivos  son conocidos como cronotermostatos.

Sistema de calefacción central

Cuando se esté diseñando o construyendo una vivienda, es necesario evaluar diligentemente las herramientas que ofrece el mercado para optimizar la calidad de vida de las personas que viven en ella. Todo, sin desatender los aspectos centrales como el consumo energético, servicios públicos y seguridad.

La decisión más acertada de mantener el hogar ante las temperaturas más bajas consiste en elegir una técnica de calefacción central en la vivienda.

Calefacción central de gas natural

Es el sistema por el cual un grupo de personas de una misma comunidad usa una única caldera para proveer la calefacción a todo el edificio. Es decir, de la caldera salen tuberías de agua que se distribuyen por todo el edificio. Al tratarse de una caldera que es para todo el sector, debe contener mucha potencia.

Calefacción central con radiadores

Un sistema de calefacción central está conformado por una caldera, radiadores y una red de tuberías de interconexión. La caldera cumple con la función de calentar el agua una vez es puesta en circulación a través de una bomba que la conduce por todos los tubos y por los radiadores para luego regresar nuevamente a la caldera.

Existen diferentes elementos que componen un sistema de calefacción central con radiadores en la vivienda. Aquí te explicamos a que se refiere para que puedas elegir el mejor dispositivo cuando vayas a calentar tu casa.

  • Radiadores: Estos dispositivos se instalan en los diferentes lugares de la vivienda. A través de estos pasa el agua caliente y forman una convección natural. Esto es producido porque está diseñado para que el aire frío pase por abajo del dispositivo y por la parte de arriba salga lo caliente.

Dentro del sistema de calefacción central, los radiadores son piezas fundamentales. Su diseño permite optimizar la propagación del calor. Si seleccionas esta opción, te recomendamos colocarlos cerca o debajo de las ventanas de acuerdo a la disponibilidad del espacio o como consideres que sea necesario.

  • Termostato: Este pequeño dispositivo es el que mide la temperatura dentro de la edificación. Es como el “cerebro del sistema de calefacción central. Es decir, da la orden de encender la caldera para provocar el calor.

En la actualidad, existen termostatos programables que permiten que la caldera se conserve a una temperatura por debajo de los horarios programados. Esto es ideal para que cuando no estés en casa, baje el consumo de energía y mejore la zona de confort.

  • Caldera: Consiste en equipos similares a un calentador de agua pequeño. La diferencia es que funciona a altas temperaturas, cuenta con un recipiente de expansión y una bomba recirculadora de agua.

En el momento que se enciende, la caldera del sistema de calefacción central direcciona agua caliente a los radiadores. Por lo tanto, si la caldera está en una sala de máquinas exteriores o dentro de casa, no habrá ningún tipo de dispendio de oxígeno, sino que solo circulará agua. Por eso lo consideramos sistemas seguros, limpios y confiables.

Principales ventajas de calefacción por radiadores.

  • Comodidad de instalación: Los radiadores del sistema de calefacción central se pueden instalar nuevos. Igualmente, también se pueden reemplazar aquellos que se encuentran antiguos, defectuosos u obsoletos.
  • Eficaces: Está comprobado que los sistemas de calefacción central basados en agua son más eficaces en comparación con los demás métodos.

También está demostrado que el agua ofrece hasta 4 veces más energía que el aire. De esta forma, calienta eficazmente las diferentes habitaciones de un hogar. Esto se produce porque sus radiadores ocasionan más calor que otro dispositivo convencional. Por eso es recomendable utilizarlo.

  • Facilidad de mantenimiento y coste: El costo de un sistema de calefacción central que se instala desde 0 puede parecer exagerado. Sin embargo, con el paso el tiempo se recupera el gasto invertido porque está diseñado para funcionar sólo cuando se requiera.

El consumo de energía es baja comparado con los tradicionales calefactores. Además, dentro de su construcción, el agua caliente mantiene su temperatura durante un tiempo considerable. Un solo calefactor puede calentar un ambiente de hasta 12 metros cuadrados. Esto quiere decir que siempre gastará menos.

  • Uniformidad del calor: Los sistemas de calefacción central garantizan que el calor sea uniforme en toda la casa. Igualmente, los radiadores del sistema de calefacción central están elaborados para que sean limpiados de manera rápida con tan sólo con un paño húmedo. También se puede hacer hasta cuando estén calientes.

Cuáles son las características de la calefacción central de gas natural

  1. Todas las residencias se calientan a la misma hora y a la misma temperatura. No permite elegir un horario de manera individual.
  2. El precio del servicio se paga entre todos los que hacen vida en la comunidad.
  3. La única manera de controlar la temperatura de forma individual es controlando el paso de agua a los calefactores.
  4. Si la comunidad quiere colocar la calefacción, cualquier vecino ausente deberá pagar lo que le corresponda aunque no lo esté disfrutando.
  5. Es más seguro que la calefacción individual gracias a que la caldera está en un área exclusiva del edificio.
  6. Las familias conformadas por más miembros resultan ser más beneficiadas, motivado a que su gasto es mayor que la de un vecino que vive solo, porque todos deben pagar de manera equitativa.
Oferta Calefacción Gas Natural
Confort en tu Hogar
Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Sigue leyendo

Deja un comentario

× Available from 09:00 to 20:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday