Guía para purgar los radiadores de calefacción

Cuando y Como Purgar Radiadores de Calefacción

Durante la estación de verano, los radiadores son un elemento prescindible. Pero, al aproximarse el invierno cobran importancia en cualquier hogar.

El adecuado mantenimiento de los radiadores de calefacción resulta indispensable para su correcto funcionamiento, indistintamente sea en el hogar o la empresa. Permite ahorrar energía y dinero, ofreciendo  la satisfacción de aclimatación que requieres.

Calefacción para tu Hogar
En Suroeste somos expertos en climatización

¿Qué son los radiadores de calefacción y cómo funcionan?

Los radiadores de calefacción son elementos que emiten calor al ambiente donde están instalados. Funcionan de forma muy sencilla. A través de ellos circula el agua caliente que procede de un generador de calor. El radiador intercambia la energía y eleva la temperatura.

¿Qué significa purgar los radiadores?

Purgar los radiadores consiste en sacar el aire que pueda quedar dentro de las tuberías que forman parte del circuito de  agua caliente. Cuando los radiadores evaporan el agua, es muy común que bolsas de aire queden dentro del circuito de calefacción. Esto también ocurre cuando dejamos los radiadores durante mucho tiempo apagados.

¿Por qué es importante purgar los radiadores?

Es fundamental que la calefacción funcione de forma eficiente. Cuando el radiador no calienta bien, hace que la caldera trabaje más. Los radiadores incluyen una válvula llamada purgador. Esta posibilita extraer el aire del interior de la tubería y aumenta su funcionamiento. El procedimiento para purgar el radiador puede ser realizado por el propio consumidor o por un técnico especialista.

Ventajas de purgar los radiadores

Estar en un espacio de la oficina o del hogar que cuente con la temperatura adecuada es sin duda el mayor provecho. También podemos destacar lo siguiente:

  • Mejora el rendimiento térmico del sistema de calefacción de gas.
  • Ayuda a prevenir el óxido y la corrosión de las tuberías.
  • Permite detectar averías.
  • Reduce el consumo de energía, por lo tanto baja la factura de gas.

Consecuencias de una inadecuada purga

  • Rendimiento ineficiente.
  • Mayor consumo de energía, con el consecuente aumento en la factura de gas.

¿Cuándo se deben purgar los radiadores?

El momento ideal para purgar los radiadores son los meses de septiembre y octubre, justo antes que empiece la temporada de invierno. Los radiadores deben purgarse antes de encender la calefacción por primera vez.

¿Cómo detectar si los radiadores se deben purgar?   

Existen 2 formas de reconocer si los radiadores tienen agua en su interior y requieren ser purgados:

  • Cuando la parte alta de los radiadores esta fría.
  • Si se escucha un ruido al encender el sistema de calefacción.

¿Cómo purgar los radiadores de la calefacción?

Es un procedimiento sencillo que se puede realizar en pocos minutos. Esta tarea puede ser ejecutada de forma automática o manual.

Los radiadores de aluminio normalmente tienen purgadores automáticos. En este tipo de radiadores, el aire que está dentro de las tuberías se expulsara por sí solo. En caso de tener que realizar la purga de forma manual es recomendable tener en cuenta lo siguiente:  

Pasos para purgar radiadores de calefacción:

  • Comprobar que la caldera de gas esté encendida y en modo de “calefacción de invierno”. Es recomendable desconectar unas horas antes de purgar las calefacciones individuales para que el aire suba a la parte superior del radiador.

Eso sí, el purgado debe realizarse siempre con la calefacción apagada. Cuando no hay movimiento en el circuito de calefacción, al pesar menos el aire se queda en la parte del radiador, facilitando el purgado.

  • Cerrar la llave de paso de agua al radiador que se va a purgar. Es aconsejable empezar por el que se encuentre más cerca a la caldera.
  • Colocar un recipiente debajo del purgador del radiador para recoger el agua que sale durante el procedimiento para evitar daños en el suelo.
  • Utilizar un destornillador o llave inglesa para girar con precaución el tornillo del evacuador. Este se encuentra en la parte superior del radiador. Debe ser un movimiento sutil. Si giras de golpe saldrá mucha agua y no servirá el procedimiento.
  • Esperar que salga todo el aire que se encuentra dentro de las tuberías. Se escuchará un diminuto sonido en forma de silbido. Cuando el aire acabe, saldrá junto con un poco de agua.
  • El chorrito de agua en forma continua indicará que se debe cerrar la válvula del purgador.
  • Se concluye el proceso comprobando que la presión de la caldera de gas está entre 1 y 1,5 bares.
  • Es necesario que se realice el procedimiento de purga en cada radiador de la instalación.

¿Cómo y cuándo realizar el mantenimiento de la caldera de gas?

No todo depende de purgar los radiadores. Existen otras acciones que se deben llevar a cabo para conseguir el funcionamiento óptimo de la calefacción, y el mantenimiento de la caldera es imprescindible.

La revisión de las calderas se realiza a través de inspecciones periódicas cada 2 años. En el caso de detectar resultados desfavorables, permite la intervención para la mejora de la instalación.Esto lo puede realizar el consumidor con la empresa que crea conveniente.

Es importante destacar que la Conserjería de la Industria de cada Comunidad Autónoma ordena una Inspección Obligatoria del Gas cada 5 años. Esta será realizada por la empresa distribuidora de gas y cobrada en el importe de la factura del mes correspondiente a la evaluación.

¿Qué servicios de mantenimiento ofrecen las compañías de gas?

Habitualmente, las comercializadoras de gas natural ofrecen a sus clientes servicios de mantenimiento que incluyen revisiones y seguros en caso de reparación. No obstante, esto puede tener un coste adicional

Aunque algunos servicios por contrato en determinadas tarifas de gas son de obligatorio cumplimiento, las comercializadoras de gas natural ofertan promociones de servicio a menor coste en periodos de tiempos establecidos.

¿Cuál es la importancia de  purgar los radiadores de calefacción central?

La purga de radiadores de calefacción central es un procedimiento que debe realizarse en todas las calefacciones a gas. Este mantenimiento permite asegurar la funcionalidad para que el calor sea homogéneo y eficiente durante el invierno.

¿Por qué es imprescindible el equilibrado hidráulico de la calefacción central?

El equilibrado hidráulico es el procedimiento que permite asegurar que todos los radiadores tienen el agua que requieren para su funcionamiento. Es recomendable que sea realizado por instaladores técnicos especializados. Si después de realizar el purgado, aun el radiador no calienta lo suficiente puede ser que no esté equilibrado

¿Dónde ubicar el radiador?

La adecuada ubicación de los radiadores es fundamental para la perfecta difusión del aire caliente dentro de la habitación. 

Generalmente se sitúan debajo de las ventanas. Algunas personas les colocan elementos decorativos o estéticos, como cubre radiadores, o los pintan para que armonicen con el diseño de la habitación. No obstante, esto puede obstaculizar o impedir su buen desempeño.

 ¿Cuál es el tiempo determinado para revisar los radiadores?

Es recomendable la revisión de los radiadores de forma periódica. Cuando no está operativo al 100? su capacidad, sugiere una pérdida importante de energía y aumento del consumo en la tarifa.

Por lo tanto, ante cualquier desperfecto es necesario la solución rápida y contactar con un profesional técnico habilitado que revise, evalúe, repare e incluso sustituya el radiador en caso de ser necesario.

En caso de sustituir el radiador  de alguna   instalación de calefacción central porque presente  avería o daño, debe informarse de forma anticipada, ya que puede influir en el funcionamiento general de la instalación.

Limpieza de los radiadores  para garantizar su funcionamiento

El mantenimiento del purgado de los radiadores es fundamental. Además, es importante una higienización  regular de los mismos. Se deben mantener libres de suciedad.

La acumulación del polvo dificulta que el calor fluya. Para su limpieza, se puede utilizar un cepillo, aspiradora o incluso un secador de cabello para llegar a los lugares más inaccesibles donde se esconden las partículas de polvo. Después, es recomendable limpiar el exterior del radiador para quitar la suciedad con un trapo húmedo y por último pasar uno seco para evitar que se oxide.

Calefacción para tu Hogar
En Suroeste somos expertos en climatización
Comparte
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Deja un comentario

× Available from 09:00 to 20:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday