Calderas de Condensación, como funcionan


Calderas de condensación: son, hoy en día, una de las mejores alternativas para el agua caliente sanitaria y/o calefacción con la máxima eficiencia, obteniendo un enorme ahorro en comparación con las calderas convencionales a la energía.

Vamos a explicar el funcionamiento de las calderas de condensación, y las ventajas que aportan. Además, indicamos las condiciones óptimas de funcionamiento, para lograr el mejor rendimiento posible.

Otra opción son las calderas a baja temperatura, más económicas, pero también con un rendimiento muy bueno.

 

Calderas de Condensación

 


 

 

¿Como funcionan las calderas de condensación?

Antes de describir el funcionamiento de las calderas de condensación, es necesario entender los conceptos de calor latente y la condensación.

En el proceso físico que consiste en un cambio de fase de la materia en forma gaseosa (vapores generalmente) a líquido se denomina condensación. En este cambio de estado, se libera una cierta cantidad de energía llamada calor latente.

El estadp líquido es más eficiente desde un punto de vista energético. Las Calderas de condensación se basan en estos principios físicos.

En una caldera, la combustión de los componentes del gas natural o el gas-oil (carbono e hidrógeno) reacciona con el oxígeno del aire formando dióxido de carbono, vapor de agua y calor.

 

Si conseguimos que los gases de la combustión condensen, utilizaremos el calor latente de cambio de estado del vapor de agua (gas) al líquido. Es decir, vamos a utilizar este calor para elevar la temperatura del agua que este circulando dentro de la caldera.

 

¿Cómo se puede reducir la temperatura de los gases?

Con una gran superficie de intercambio dentro del cuerpo de la caldera.

Permitir que la temperatura de retorno del agua sea tan baja como sea posible

 

Cuanto más baja la temperatura de retorno del agua, mayor será el rendimiento de la caldera.

El rendimiento óptimo sería mas o menos con una temperatura de 40 ° C y una temperatura de retorno de 30 ° c.

Con una instalación de radiadores convencionales, se obtienen muy buenos resultados, porque si se trata de instalaciones centralizadas, la acción habitual es adaptar la temperatura de la entrega a las condiciones externas, que prevé bajas temperaturas durante un gran número de horas, aprovechando de esta manera, el fenómeno de condensación.

Ventajas de las calderas de condensación

1. Rendimientos de hasta el 109% sobre la energía de la calefacción del combustible.
2. Puede generar ahorros de hasta un 30% de energía comparado con una caldera convencional
3. Regula la temperatura según la demanda de energía.
4. Las emisiones de NOx son muy bajas.
5. Pueden ser utilizadas con sistemas de baja temperatura y sistemas de radiadores convencionales.
6. Es actualmente el tipo más eficaz de la caldera.

IR A CALDERAS

 

 

2018-04-23T18:58:38+00:00 Uncategorized|

Deje su comentario