Cómo Ahorrar en Calefacción de gas – ahorrar calefaccion gas trucos

Tips para Ahorrar con la Calefacción de Gas Natural

Ahorrar en la calefacción, se ha convertido en una prioridad para el aumento en el precio del combustible.

En estas instalaciones, el consumo representa aproximadamente entre 45% y 55% del gasto total de energía. Por esta razón, es necesario conocer cómo funciona un sistema de calefacción, que elementos integra y que se pueden tomar medidas para ahorrar. En este artículo nos centraremos en el Sector Residencial.

Pásate al Confort
No dejes pasar esta oferta

Si ya te has dado de alta con el servicio de calefacción de gas natural o piensas hacerlo próximamente, probablemente te preocupa lo que tendrás que pagar mensualmente cada vez que te llegue la factura.

Dependiendo de la época del año, el importe a pagar se ubica entre el 45% y el 65?l total por concepto de energía. Esta cantidad también está sujeta a otros factores que te enseñaremos a tener en cuenta para que ahorres al máximo sin dejar de disfrutar de un clima agradable en casa cuando el frío apremia.

Así que vamos al grano para ver de qué manera puedes ahorrar con tu sistema de calefacción de gas natural. Primero abordaremos los aspectos técnicos, es decir, los que tienen que ver con la instalación y el servicio en sí. Después, te diremos qué hacer en tu casa para optimizar el rendimiento de tu equipo.

Aspectos técnicos

La calefacción de gas natural es la segunda más barata, solo precedida por la aerotermia. Entre sus múltiples ventajas destaca el hecho de que no necesitas capacidad de almacenaje de combustible ni tendrás interrupciones en el suministro. 

Hay 2 temas fundamentales que debes considerar cuando a la hora de tener calefacción residencial: el precio del servicio y el mantenimiento del sistema.

El precio del servicio

Esto no se limita solamente al coste de instalación, también abarca lo que tendrás que pagar mes a mes una vez que el servicio sea puesto en marcha. Muchas veces, encontrarás ofertas con instalaciones a precios bajos. El cliente normalmente pica el anzuelo para darse cuenta demasiado tarde que lo que se ahorra en instalación lo pagará muy caro en cada factura.

  • Evalúa los descuentos. Es normal que los proveedores de servicio te ofrezcan descuentos durante el primer mes. Los primeros 6 meses o el primer año pueden llegar al extremo de prometer una o varias facturas gratis.
    En este caso, comprueba lo que tendrás que pagar una vez que termine el período de gracia. Saca tus cuentas sobre el precio total del servicio fuera de promoción y haz un cálculo anual. A veces sale más caro.Valora las promociones y descuentos de las diferentes empresas.
  • Compara el precio del mantenimiento. Recuerda que cada cierto tiempo tendrás que hacer una revisión general y mantenimiento al sistema. Así lo exige la ley y se trata de un tema tanto de ahorro energético como de tu seguridad y la de tus vecinos.
    No necesariamente quien te instala el servicio tiene las mejores tarifas de mantenimiento. Tampoco estás obligado a hacerlo con la misma empresa si así no está estipulado en el contrato (lee bien las cláusulas antes de firmar).
    Nosotros te ofrecemos excelentes tarifas de mantenimiento anual y de contingencia para cualquier sistema de calefacción, incluyendo la de gas natural.
  • Analiza la factura. Las facturas tienen 2 elementos: 
    • Uno de ellos es el que aplica a términos fijos que son para cubrir los costes de mantenimiento de la red y distribución del gas. Digamos que es una tarifa estándar que nada tiene que ver con tu consumo.
    • El término variable es el que tiene que ver con tu consumo mensual y se calcula en €/kWh. 

En este aspecto, es importante evaluar tu situación. Es conveniente pagar términos fijos cuando sabes que tu consumo es mínimo. Por ejemplo, en tu vivienda secundaria que solo usas para ir de vacaciones.

El mantenimiento del sistema

El mal funcionamiento de cualquiera de los componentes de tu sistema de calefacción puede disminuir su rendimiento. Esto trae como consecuencia un mayor consumo de combustible que se verá reflejado en la factura mensual.

Siempre aconsejamos hacer una revisión anual a toda la estructura de calefacción en las viviendas. Igualmente, también recomendamos llamar al servicio técnico si hay sospechas o confirmación de fallos en cualquiera de sus partes.

No intentes hacer reparaciones por tu cuenta si no estás cualificado para tales tareas. Recuerda que se trata de agua caliente que se mueve a presión. Tanto los materiales como su instalación y mantenimiento tienen que estar a cargo de un técnico homologado.

La caldera

Una caldera mal aislada, con incrustaciones y sin limpiar durante mucho tiempo será ineficiente. Asimismo, si es muy antigua, tampoco ofrecerá el máximo rendimiento, tal y como lo haría una nueva. 

Nuestra experiencia en el campo de la calefacción residencial nos permite decir con total seguridad que estas son las principales acciones de mantenimiento que debes tener en cuenta para optimizar el rendimiento de tu caldera:

  • Aislamiento. Se trata de un procedimiento que consiste en recubrir con fibra de vidrio o fibra de cerámica. Es especialmente útil para calderas viejas que no pueden ser reemplazadas por alguna razón técnica. 
  • Optimización de la combustión. La limpieza de boquillas, revisión de la presión y la purga frecuente ayudan a que la combustión se pueda aprovechar al máximo.
  • Reemplazo. Si la caldera es muy vieja, lo mejor es reemplazarla por una de condensación. Estas son más eficientes con el aprovechamiento de la energía proveniente del vapor que se produce durante la combustión. Una caldera de condensación puede reducir hasta en un 30% el consumo de gas natural.

Los radiadores

El mayor problema con ellos es que sus válvulas para el corte de suministro de agua suelen deteriorarse y dejan de funcionar correctamente.

Lo mejor es instalar válvulas termostáticas para una mayor control del flujo de agua según la temperatura que quieras tener en cada espacio. Incluso debes cerrarlas en las habitaciones que no se estés usando.

Por otro lado, es importante purgar los radiadores periódicamente (al menos una vez al año) para evitar las burbujas que se forman en su interior. La acumulación de aire ocupa el espacio que le corresponde al agua caliente e interfiere con la emisión del calor. Como consecuencia, la estancia tardará más en alcanzar la temperatura adecuada y se consumirá más energía.

Las tuberías

Un sistema de tubos mal aislados o con fugas es una de las principales causas del desperdicio de energía calórica. Comprueba el estado de todas las tuberías, reemplaza lo que esté roto, cambia el aislamiento deteriorado y, en los tramos donde no haya, coloca uno nuevo.

Asegúrate de usar materiales de buena calidad y que tengan el espesor adecuado. Esto representa un gran ahorro de dinero en la factura mensual.

Piensa en suelos radiantes

El suelo radiante es mucho más eficiente que los radiadores. Mientras que con estos últimos el agua necesita alcanzar unos 70 °C, con el suelo radiante solo se necesita que llegue a unos 35°-45°. 

Si estás instalando el sistema nuevo, es algo que bien podrías considerar o establecerte como proyecto a futuro. 

Qué hacer en casa

No importa si tienes la mejor caldera con el mejor sistema. Si en casa acostumbras a hacer malas prácticas o no te has hecho cargo de que la vivienda cumpla con ciertas condiciones que te permitan mejorar tu ahorro energético no habrás avanzado nada.

Si pretendes ahorrar con la calefacción, estos son los aspectos que debes tener en cuenta para que tu caldera sea mucho más eficiente mientras esté en funcionamiento.

Mejora el aislamiento de la vivienda

La envolvente térmica, es decir, todo aquello que aísla el espacio interior del exterior, debe ser adecuada para mantener la temperatura dentro del recinto.

Un piso o una casa mal aislada exige que la calefacción esté encendida durante mucho más tiempo (y a mayor potencia), para mantener un ambiente agradable en su interior. Por eso, debes asegurarte que todo el aislamiento térmico sea el adecuado.

  • Elige puertas y ventanas aislantes. Estas deben cerrar de tal forma que no permitan corrientes ni fugas de aire. Para corregir este defecto, en el mercado hay gomas y siliconas que funcionan muy bien para sellar rendijas.
    En cuanto a las ventanas, es preferible que sean de doble acristalamiento, ya que esto supone un extra.
  • Instala persianas. Estas son muy útiles cuando las bajas al caer la tarde, porque mantienen el calor acumulado durante el día dentro de las habitaciones. En caso de que no te sea posible poner persianas, puedes instalar cortinas térmicas de tejidos especiales con varias capas aislantes. Estas son especiales para retener el calor.
  • No olvides los techos ni las paredes. Instala paneles aislantes que pueden ser de corcho, poliuretano o celulosa entre los materiales más comunes.

Usa calefacción localizada

En una vivienda con varias habitaciones, incluso con varios niveles, es muy raro que se usen todos los espacios al mismo tiempo. Por lo tanto, tratar de tener toda la infraestructura caliente es un desperdicio de energía y dinero. 

En ese sentido, te recomendamos instalar termostatos por zonas o por habitación. De esta manera, podrás regular la temperatura de forma independiente en cada estancia. Si no es posible instalar termostatos, usa válvulas termostáticas en los radiadores, ya que también son muy útiles y las puedes controlar manualmente.

Aprovecha la tecnología

Haz todo lo posible para instalar un termostato digital. Aunque la inversión de dinero es mayor al principio, a largo plazo es un gran ahorro, porque te permite programar tanto los horarios como la temperatura. De esta manera, no tendrás problemas con dejar la caldera encendida por olvido.

La domótica también aplica para la calefacción. Hay termostatos que se conectan por geolocalización con tu móvil. Cuando detectan que estás camino a casa pueden encender la caldera y aumentar la temperatura gradualmente antes de que llegues. De esta forma, no tienes que ponerla a la máxima potencia.

Algunos termostatos avanzados incluyen sensores de movimiento que apagan o reducen la emisión de calor de los radiadores en las estancias que se quedan vacías.

¡Abrígate!

Aunque no te parezca una idea muy cómoda, es importante usar ropa que te ayude a mantener el calor corporal. Si vas descalzo, con poca ropa o con prendas muy ligeras, sentirás frío, en especial por la tarde y por la noche. Como consecuencia, querrás mantener la calefacción con mayor potencia.

Si usas ropa de invierno dentro de la casa y duermes con mantas adecuadas no tendrás que exigirle tanto a tu caldera. 

Optimiza la temperatura

Según datos del IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), mantener la calefacción por encima de lo necesario implica un 7% más de consumo por cada grado extra. Por ese motivo, recomendamos las siguientes temperaturas según el área y la necesidad:

  • Habitación del bebé o un anciano: entre 22 °C y 24 °C.
  • Temperatura para dormir: entre 15 °C y 17 °C
  • Temperatura confort para ambientes comunes: entre 20 °C y 21 °C.

Haz la prueba durante un mes y notarás la diferencia en tu factura sin dejar de tener un ambiente agradable en casa.

Entrena a tu familia

Quienes viven solos pueden controlar mejor el uso de la calefacción. No obstante, en las viviendas familiares es necesario que todos asuman parte de la responsabilidad para evitar consumos exagerados. Es importante inculcar que:

  • Las puertas y ventanas que dan hacia el exterior deben permanecer correctamente cerradas. Si hay niños pequeños, la supervisión es fundamental.
  • No se deben colocar objetos ni prendas de tela sobre los radiadores. Estos no deben usarse como secadoras de ropa. Además de entorpecer la difusión de calor, es peligroso.
  • Evita colocar muebles y objetos grandes frente a los radiadores, ya que estos funcionan como muros y cortan la difusión de calor.
  • Una buena idea colocar recordatorios en sitios visibles para recordar apagar la calefacción al salir de casa en caso de que su control sea manual. 

Estas son, en líneas generales, las ideas y trucos que te ayudarán a economizar energía y dinero cada vez que enciendas la calefacción. Si los sigues empezarás a ver los resultados en tu próxima factura.

No dudes en contactarnos si tienes más preguntas acerca del funcionamiento y tarifas del servicio. Ofrecemos presupuestos acordes a la necesidad de cada cliente y a las condiciones de la vivienda.

La calidad está garantizada, ya que contamos con el mejor equipo de profesionales. Todos cuentan con amplia trayectoria y debidamente homologados para instalar y hacer el mantenimiento periódico de tu sistema.

Pásate al Confort
No dejes pasar esta oferta
Comparte
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on pinterest

Deja un comentario

× Available from 09:00 to 20:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday